En todo cambio, por muy repentino que sea, hay un momento de transición. Es necesario un silencio para adaptarse a la nueva situación. En estos periodos se suele oscilar entre la velocidad y la pausa, entre la claridad y la confusión. Normalmente, no se trata de un silencio muerto, sino de uno lleno de vida en el que suceden muchas cosas; en donde se acomodan o desacomodan situaciones, y en el que la intuición y el consejo de los amigos son nuestros grandes aliados. Así, este silencio activo está lleno de diálogos internos y externos que poco a poco nos ayudan a adaptarnos a las nuevas condiciones.

Diálogos en el silencio es una muestra hecha para expresar nuestra profunda gratitud a los amigos, artistas, curadores, galeristas y profesionales de la cultura que nos han acompañado en este proceso de transformación de galería a fundación y que pacientes se adaptaron con nosotros a los cambios. La presencia de cada uno de ellos ha sido una gran aportación para definir nuestra labor como fundación. La exposición busca también honrar nuestra transición, este silencio vital que nos ha revelado nuevos aliados, nuevos propósitos, y nos ha permitido clarificar nuestra misión y nuestra visión de cara al futuro.

— Sofía Mariscal

Agradecimientos especiales: Vermelho, NF/Nieves Fernández, Insterstate Projects, El Apartamento, Fundación Otazu, Leslie Moody Castro, Daniel Garza Usabiaga.